miércoles, 26 de marzo de 2014

Los Contratos por Diferencias o CFD

Los Contratos por diferencias ("CFD" por sus siglas en inglés) son un producto desarrollado para permitir a los clientes disfrutar de todas las ventajas de tomar posiciones en acciones, índices, divisas o materias primas sin necesidad de adquirir físicamente el instrumento subyacente. El cliente se adhiere a un contrato de CFD al precio vigente en ese momento. La diferencia entre dicho precio y el precio vigente al cierre de la posición se compensa en efectivo, lo que ha dado lugar al nombre de Contrato por diferencia ("Contract for Difference"). 
En los CFD un cliente puede comprar ("ir en largo") y cerrar después la posición mediante venta. También puede el cliente vender ("ir en corto") y cerrar la posición más adelante mediante compra. Vender a un precio superior/inferior al valor de compra dará lugar a la correspondiente ganancia/pérdida. Los CFD han adquirido una mayor popularidad en los últimos años y pensamos que se están convirtiendo en el modo preferido de negociar los mercados financieros.
Los CFD funcionan así: en lugar de adquirir 1.000 acciones de Telefónica a un intermediario, el cliente puede comprar 10 CFD sobre acciones de Telefónica en su broker, nosotros utilizamos Plus500. Si la cotización de las acciones Telefónica aumentase 5 euros, el cliente obtendría un beneficio de 5.000 euros, igual que si hubiese adquirido las acciones físicas que se negocian en el mercado bursátil.