jueves, 12 de junio de 2014

La deuda en las empresas

Qué una empresa tenga deuda en principio no es malo, lo que si es malo es que tenga demasiado deuda. Para muchas empresas, endeudarse es una forma de aumentar la rentabilidad de sus accionistas, ya que piden dinero prestado al 6%, por poner un ejemplo, para invertirlo en un negocio que les da una rentabilidad del 12%.

Después de devolver la deuda y pagar los intereses, el valor de la empresa es mayor, y por tanto el valor de sus acciones.

Lo malo es cuando esos nuevos negocios en lugar de dar la rentabilidad esperada del 12% dan una rentabilidad del 3%, o incluso hacen perder dinero a la empresa. En ese caso, la empresa tendrá que devolver la deuda no con el dinero que le genere el negocio por el que se endeudó, sino con los negocios que ya tenía. El resultado es que, tras pagar la deuda, los accionistas son menos ricos que antes de endeudarse la empresa.